Aldeanueva de Ebro | Enoturismo, vino y bodegas en Rioja Baja | vinosybodegasderioja.com

Aldeanueva de Ebro

Aldeanueva de Ebro es el centro neurálgico del vino de Rioja en la subzona de Rioja Baja. Ubicada a medio camino entre las ciudades de Calahorra y Alfaro, Aldeanueva de Ebro  presenta una economía profundamente ligada al mundo del vino y al enoturismo, fruto de ello es el amplio número de bodegas de Rioja establecidas en su término municipal.

¿Cómo llegar a Aldeanueva de Ebro?

Como la mayoría de los municipios de La Rioja, Aldeanueva de Ebro es fácilmente accesible por carretera a través de la N-232 y de la autopista AP-68 (salida 15 – Calahorra) que da servicio, también, a la vecina localidad de Rincón de Soto. De igual forma, y por transporte público, se puede llegar hasta Aldeanueva de Ebro en autobús (tiene conexiones diarias con Logroño, Calahorra y Alfaro) y a través del tren desde la estación de ferrocarril de Rincón de Soto (a 3,5 kilómetros de distancia) donde efectúa parada el tren entre Zaragoza y Logroño.

¿Qué ver en Aldeanueva de Ebro?

Al igual que ocurre con Santillana del Mar (Cantabria) que no es santa, ni llana, ni tiene mar; Aldeanueva de Ebro es conocido como el pueblo de las tres mentiras, pues: ni se trata de una aldea, ni es nueva, ni tampoco pasa el río Ebro por el territorio, sino el canal de Lodosa. La historia de Aldeanueva de Ebro discurre de la mano del reino de Navarra y de la conquista de éste del valle del Ebro durante la Alta Edad Media. Y es que, fue en el siglo XI cuando, tras la reconquista del la ribera por parte del rey García Sánchez III de Nájera (1045), un grupo de pastores de Calahorra y de la sierra de Cameros fueron estableciéndose en lo que hoy se conoce como término municipal de Aldeanueva de Ebro, aunque -en un inicio- su poblamiento no fue nada más que la construcción de diferentes casas de campo.
Con el tiempo, ‘la aldea nueva’ o ‘la aldea de la fuente’ fue creciendo y creando los primeros edificio civiles y religiosos de la villa. En 1663 la aldea fue transformada en señorío por Juan Manuel Iñiguez de Arnedo y renombrada como Arnedo de Ebro. No obstante, un año más tarde -en 1664– los vecinos consiguieron comprar la villa gracias a la admisión del derecho de tanteo por el rey Felipe IV, transformándola en una villa independiente de Calahorra, de cuya jurisdicción habían dependido desde el establecimiento de sus primeros pobladores. Durante este periodo (siglos XVI-XVII) se produce la expansión de Aldeanueva de Ebro y la construcción de los edificios más notables, como la iglesia de San Bartolomé (siglo XVI) y las ermitas del Portal (siglo XVI) y de los Remedios (siglo XVIII), ambas con una clara influencia de la arquitectura navarro-aragonesa.

Iglesia de San Bartolomé

La iglesia de San Bartolomé es el principal edificio de la localidad. Su torre, que recuerda a la de la catedral del Salvador (la SEO) de Zaragoza dibuja el skyline de Aldeanueva de Ebro en un perfil perfectamente delimitado por los viñedos de Rioja Baja. Edificada en el siglo XVI (1573) y de corte renacentista, la iglesia de San Bartolomé destaca por sus imponentes retablos mayor y laterales y por sus dos puertas de entrada: una lateral (junto a la plaza de España) en ladrillo y, el gran pórtico abovedado en piedra que da acceso a la calle Cortijo.
Aunque en la actualidad el templo cuenta con una única torre, el plano original proyectó la construcción de dos torres similares, tal y como ocurre en la colegiata de San Miguel de Alfaro. Sin embargo, problemas en la cimentación del edificio impidieron la construcción de la segunda torre.

Ermita del Portal – Museo del Vino de La Rioja Baja de Aldeanueva de Ebro

La ermita del Nuestra Señora del Portal es una construcción -en ladrillo- del siglo XVI (año 1536) que, durante más de tres siglos, fue empleada exclusivamente para el culto religioso.

Destaca por el arco que da acceso al interior de la localidad y por la espadaña que guarda el campanario de la ermita original. En la actualidad, este edificio renacentista -que pasó por hospital-enfermería durante las Guerras Carlistas, oficina de ranchos, herrería del pueblo y teatro en el siglo XIX y como almacén durante la segunda parte del XX- es la sede del Museo del Vino de La Rioja Baja, un organismo que busca conservar el patrimonio histórico artístico de Aldeanueva de Ebro así como como promocionar el enoturismo, las bodegas y los vinos de esta localidad de Rioja Baja.

El Museo del Vino de Aldeanueva de Ebro permite disfrutar de una experiencia completa al visitante que acude buscando la esencia del vino de Rioja Baja. En su interior cuenta con paneles didácticos que explican cómo son las tierras del curso medio del Ebro, las variedades de vid cultivadas en la subzona de Rioja Baja, los útiles y aperos de labranza tradicionales así como los tipos de vendimia, elaboración, vinificación y crianza de los vinos de las bodegas de Aldeanueva de Ebro.

Ermita de Nuestra Señora de Los Remedios

La ermita de Nuestra Señora de Los Remedios es, junto con la iglesia de San Bartolomé, uno de los principales edificios de Aldeanueva de Ebro. De corte barroco y construida en ladrillo, destaca por su fachada y retablo mayor, ambos del siglo XVIII.

En el centro de su fachada -que corona una espadaña con una campana- luce una imagen coloreada de la virgen de Los Remedios, patrona de la localidad. Se ubica junto a la carretera LR-115 (fuera del casco antiguo de la villa) que une Aldeanueva de Ebro con Rincón de Soto y Autol.

Aldeanueva ‘Entreviñas’

Cada año, Aldeanueva de Ebro acoge la feria Entreviñas, una excepcional oportunidad para conocer los vinos y las bodegas de la localidad en un evento que mezcla la cata de grandes vinos y la visita a las bodegas de Aldeanueva de Ebro con música y deporte. Además, Entreviñas permite -también- realizar paseos en tren entre las hectáreas de viñedo que configuran el el mar de viñas de Aldeanueva.

Bodegas de Rioja en Aldeanueva de Ebro

Hoteles en Aldeanueva de Ebro

Aldeanueva de Ebro tiene un excepcional catálogo de alojamientos en los que disfrutar del enoturismo y de los tesoros de la villa. Cuenta con el hostal La Cepa, un formidable establecimiento donde dormir en un perfecto ambiente rural; y los apartamentos Turísticos Casa Paco, para quienes prefieran alquilar un espacio que sea como su propia casa. Además, la existencia de ciudades cercanas facilita el reservar hoteles en Calahorra o Alfaro, a 12 y 14 kilómetros de Aldeanueva de Ebro.

Restaurantes en Aldeanueva de Ebro

En Aldeanueva de Ebro se pueden reservar varios establecimientos donde comer y disfrutar de la gastronomía riojabajeña en un idílico entorno rodeado de viñedos. Además, su cercanía a otras localidades de Rioja Baja, permite desplazarse hasta restaurantes en Calahorra y Alfaro, muy cercanos al casco histórico de Aldeanueva.

Lugares de interés y alrededores cerca de Aldeanueva de Ebro

Calahorra

Logroño

Alfaro

Enoturismo en los pueblos de Rioja Baja

Los pueblos de Rioja Baja son uno de los mejores lugares en los que disfrutar del vino, las bodegas y la cultura de Rioja.

Calahorra

Alfaro

Alfaro, Rioja Baja

Alfaro

Alfaro es una ciudad de Rioja Baja situada en el extremo oriental de la región, siendo el municipio de La Rioja -y de la DOCa Rioja- situado más al Este y a menor altitud respecto al nivel del mar. Se encuentra a 70 kilómetros de Logroño y a 25 de Calahorra.

¿Cómo llegar a Alfaro?

Alfaro es una de las ciudades mejor comunicadas de La Rioja. Cuenta con salida directa de la autopista vasco-aragonesa AP-68 (salida 16) aunque ésta se encuentra ubicada dentro de la Comunidad Foral de Navarra, a seis kilómetros del centro de la ciudad. Igualmente, se puede llegar desde las carreteras N-232 y N-113, así como a través de las estaciones de autobús y tren que conectan la ciudad con las principales ciudades de España: Burgos, Logroño, Calahorra, Tudela, Pamplona, Soria y Zaragoza (autobús) y Barcelona, Bilbao, Calahorra, Guadalajara, Lérida, Logroño, Madrid, Tarragona, Tudela y Zaragoza (en tren). Asimismo, su cercanía a Zaragoza (100 kilómetros) hace que sea un destino fácilmente accesible para aquellos turistas que llegan a La Rioja después de viajar en AVE hasta la estación de Delicias.

¿Qué ver en Alfaro?

La historia de Alfaro, como la de Calahorra y la Rioja Baja, se enmarca dentro del periodo de dominación romana de la zona, cuando la entonces Ilurcis fue renombrada en honor a Tiberio Sempronio ‘Graco’ -general de Roma- como como Graccurris. Tras la dominación árabe (que le granjeó el nombre de Al-Faruh), la ciudad fue pieza fundamental del reino de Castilla como villa fronteriza con los reinos de Navarra y Aragón (Clavis castellae,Llave de Castilla‘), razón por la que su escudo se encuentra formado por un castillo sobre una llave.

Colegiata de San Miguel Arcángel de Alfaro

La colegiata de San Miguel Arcángel de Alfaro es un templo de dimensiones y aspecto catedralicio que tardó más de un siglo en edificarse. De estilo clasicista, la colegiata surgió como respuesta a la incipiente población de la época (siglo XVI) a la que se le había quedado pequeña la antigua iglesia de San Miguel.
A diferencia de otros templos de La Rioja, la colegiata está construida completamente con ladrillo frente a la tradicional edificación en piedra de otras zonas de la región, como Rioja Alta y Rioja Alavesa. Destaca por las dos torres de más de 50 metros que flanquean la portada.

Mirador de las cigüeñas de Alfaro

La gran extensión de cultivos de regadío y secano, junto con el discurrir del río Ebro, son las dos grandes razones por las que Alfaro cuenta con la mayor colonia de cigüeñas blancas del mundo. Aunque a principios del siglo XX eran una docena la cantidad de nidos de esta ave que se encontraban sobre la colegiata de San Miguel, en la actualidad más 700 cigüeñas encuentran en los tejados y recovecos de esta construcción el lugar idóneo en el que establecer su residencia.

Ninfeo romano

El ninfeo romano es una fuente romana (siglo I) ubicada junto al cauce del río Alhama, alfuente del Ebro. Es el resto arqueológico mejor conservado del conjunto integrado por la presa, el puente y a la calzada romana.

Reserva Natural de los Sotos del Ebro en Alfaro

La Reserva Natural de los Sotos de Alfaro comprende la ribera del río Ebro entre la desembocadura del río Aragón y el límite entre La Rioja y Navarra. La reserva se encuentra integrada por ocho sotos situados en las dos orillas del Ebro: Soto Morales, Soto de Alfaro, Soto de la Duquesa y Soto del Tamarigal (en la margen izquierda) y Soto de la Nava, Soto del Hormiguero, Soto del Estajao y Soto de Máquinas (en la derecha). La existencia de bosques de ribera a ambos lados propicia la existencia de fauna y flora fluviales de alto valor ecológico, como el visón europeo.

Bodegas de Rioja en Alfaro

Restaurantes en Alfaro

Encontrar un lugar dónde comer en Alfaro no tiene por qué suponer un problema. La ciudad cuenta con muchos bares y restaurantes en los que disfrutar de una gastronomía riojana y las verduras títpicas de la región. Entre todos, destacan la Cocina De Clotilde, o los restaurantes San Roque y Graccurris, donde disfrutar de una extensa carta.

Hoteles en Alfaro

Alfaro cuenta con una amplia oferta de alojamientos entre apartamentos, hostales y hoteles. Así, en la ciudad se encuentran el hotel HM Alfaro y el hotel Palacios así como los apartamentos turísticos Cigüeña De Alfaro.

Lugares de interés y alrededores cerca de Alfaro

Enoturismo en los pueblos de Rioja Baja

Los pueblos de Rioja Baja son uno de los mejores lugares en los que disfrutar del vino, las bodegas y la cultura de Rioja.

Calahorra

Calahorra, Rioja Baja

Calahorra

Calahorra es la segunda ciudad con más habitantes de La Rioja, además de ser capital de Rioja Baja, una de las tres subzonas en las que se divide la Denominación de Origen Calificada Rioja (DOCa Rioja).

¿Cómo llegar a Calahorra?

La ciudad de Calahorra se encuentra a 45 kilómetros de Logroño y a 30 de Mendavia (Navarra) y Alfaro. En mitad de la llanura formada por las tierras de la Rioja Baja y a orillas del río Cidacos, Calahorra es fácilmente accesible por carretera, tren o autobús. Por carretera, se puede llegar tanto a través de la autopista AP-68 (salida 15) como de la carretera N-232 que vertebra el valle del Ebro.

¿Qué ver en Calahorra?

El pasado histórico de Calahorra se deja sentir en cada una de las estrechas calles de su rico casco antiguo. Asentada sobre un cerro, desde el siglo I antes de Cristo se tiene constancia de la existencia de una población vascona llamada Kalakorikos que, posteriormente, pasaría a ser conocida como Calagurris Nassica Iulia durante la dominación romana. En esta época, la ciudad cobró una importancia relevante dentro de Hispania llegando a ser reconocida como municipium civium Romanorum, título que asignaba la plena ciudadanía romana a los calagurritanos de la época.

Calahorra turismo

Restos de la Calahorra romana

Pasear por el casco antiguo y los aledaños de Calahorra supone adentrarse en los restos de la ciudad romana. El trazado urbano del cerro sobre el que se asienta la parte más antigua de la ciudad mantiene, además del plano de urbanización romano, los restos de la muralla (del siglo III), las clocacas, y la puerta conocida como arco del Planillo. Igualmente, el Paseo del Mercadal -entre el ayuntamiento y el parador, se ubica sobre el solar en el que -durante la expansión de la Calagurris romana fuera del recinto amurallado- ocupó el circo romano, formando una amplia avenida de más de 300 metros de largo por 30 de ancho. Por desgracia, del antiguo circo romano de Calahorra sólo se conserva una pequeña parte de la cabecera.

Catedral de Calahorra

No obstante, el pasado romano de la ciudad no es el único reclamo turístico de este enclave riojano de la Rioja Baja. Aunque la diócesis riojana de Calahorra y La Calzada-Logroño lleva el nombre de otras dos ciudades riojanas en su denominación, la catedral de Calahorra (siglo XV) es la sede del obispado, siendo la iglesia de mayor rango de la región. Asimismo, este templo ubicado a orillas del río Cidacos, en el lugar de martirio de los patronos de la ciudad (san Emeterio y san Celedonio) es fiel reflejo de la mezcla de estilos propios del periodo entre los siglos XV y XVIII.
Igualmente, la ciudad cuenta con otros atractivos turísticos como el Santuario del Carmen (barroco); la iglesia de San Andrés (gótica, junto al arco romano); la iglesia de San Francisco (junto al Museo de la Verdura); y la impresionante iglesia neoclásica de Santiago Apóstol, ubicada en la plaza El Raso.

Conjunto del Humilladero (Crucero) de Calahorra

Enmarcado dentro del camino del Ebro hacia Santiago de Compostela, el conjunto histórico-artístico formado por el Humilladero (Crucero, del siglo XVI) de Calahorra da la bienvenida a los peregrinos que llegan a la ciudad por el trazado de la calzada romana de Calagurris. En esta ocasión, el Humilladero calagurritano no cuenta con el mismo significado que el de Briñas (Rioja Alta), donde lugar los reos recibían confesión antes de ser ajusticiados en la horca.

Bodegas de Rioja en Calahorra

Restaurantes en Calahorra

Encontrar un lugar dónde comer en Calahorra no tiene por qué suponer un problema. La ciudad cuenta con muchos bares y restaurantes (entre los que destaca el restaurante Chef Nino, calle Basconia, 1) en los que disfrutar de una gastronomía marcada por el impacto de la verdura local así como de las típicas carnes al sarmiento de La Rioja.

Hoteles en Calahorra

Calahorra es la segunda ciudad más grande de La Rioja, y una de las más importantes de la región. Como capital de la Rioja Baja, cuenta con una amplia oferta de alojamientos entre apartamentos, hostales, hoteles y el parador, uno de los principales reclamos de Rioja Baja. Así, en la ciudad se encuentran los hoteles: hotel Ciudad de Calahorra, hotel Zenit y hotel Área de Calahorra; así como el hostal Gala y otra serie de alojamientos como los apartamentos El Vino y la Pensión Teresa, que ofrece conexión WiFi gratuita en todas sus instalaciones.

Lugares de interés y alrededores cerca de Calahorra

Enoturismo en los pueblos de Rioja Baja

Los pueblos de Rioja Baja son uno de los mejores lugares en los que disfrutar del vino, las bodegas y la cultura de Rioja.