destacado_RAlta-Ollauri

Ollauri

Ollauri es, posiblemente, uno de los pueblos de Rioja Alta que mejor guarda la esencia de la cultura de Rioja. Enclavado sobre una ladera en el valle del río Zamaca, Ollauri destaca por sus grandiosos calados subterráneos, referentes de la crianza de vinos de Rioja, junto con los de Rodezno (a menos de tres kilómetros de distancia).

¿Cómo llegar a Ollauri?

Ollauri es una población situada en pleno corazón de Rioja Alta. A cinco kilómetros de Haro y Briones, Ollauri es fácilmente accesible por carretera a través de la N-232 (Santander – Logroño) y la N-124 (Vitoria – Haro) que, casualmente, se juntan a las puertas de la localidad. No obstante, y pese a que la autopista AP-68 (Bilbao – Zaragoza) transcurre por los alrededores de este bello pueblo de Rioja Alta no tiene salida directa, por lo que -si se quiere visitar Ollauri- es necesario abandonar la autopista en Haro (salida 9 /  AP-68) y realizar un pequeño trayecto de cinco minutos de duración. Igualmente, su proximidad a Haro, hace que el visitante cuente con la opción de viajar hasta La Rioja en tren o autobús, que conectan con las principales ciudades de España; así como encontrar hoteles y apartamentos cerca de Ollauri y restaurantes donde comer en Haro.

¿Qué ver en Ollauri?

La villa de Ollauri es un pueblo típico riojano que se caracteriza por las casonas y palacios -en piedra de sillería- del siglo XVII que jalonan las estrechas calles de su casco antiguo. A nivel arquitectónico, los palacios de los marqueses de Terán (que da nombre, por su parte, a los vinos de las Bodegas Marqués de Terán), del conde de Rodezno y del conde de Portalegre, tres sólidos y sobrios edificios de piedra, son los principales representantes del arte civil de la localidad y, junto con el ayuntamiento y la iglesia de San Salvador, suponen los principales atractivos turísticos junto con las bodegas que salpican el casco urbano y los alrededores de esta pequeña localidad riojana.

Mercado de la Vendimia de Ollauri

El Mercado de la Vendimia es un evento que, coincidiendo con la entrada del otoño y el comienzo de la vendimia en La Rioja, ensalza todo los aspectos relacionados con la cultura del vino y el enoturismo en Rioja.
Se celebra en la mañana (de 12:00 a 15:00) del último domingo del mes de septiembre. Las actividades programadas incluyen: la degustaciones de productos típicos de la gastronomía riojana; la exposición de pinturas y cerámicas que retratan los paisajes del vino; así como la visita a las bodegas de Ollauri y la cata de los vinos de la localidad.

Semana del Vino de Ollauri

La Semana del Vino tiene lugar en febrero y consta de unas jornadas de ponencias y presentaciones que ponen en valor el potencial y la relevancia del vino como elemento social, económico y cultural, impartidas por importantes figuras del mundo vitivinícola. Suelen celebrarse en el salón de actos del ayuntamiento y, además de las charlas y conferencias, las jornadas de la Semana del Vino suelen estar acompañadas de exposiciones, visitas a bodegas, catas de vinos y experiencias de maridaje de los caldos de la localidad con otros productos de la zona.

Bodegas de Rioja en Ollauri

En Ollauri se encuentran algunas de las bodegas de Rioja más importantes de la Denominación de Origen Calificada Rioja (DOCa Rioja). Entre ellas, se encuentran: Bodegas Beronia; Bodegas Federico Paternina; Bodegas Marqués de Terán (Regalía de Ollauri); Bodegas Valenciso; Bodegas Martínez Palacios; Bodegas Conde de los Andes; o Bodegas Concejo de Ollauri; muchas de ellas centenarias.
Otras, como Bodegas Berberana (hoy en Cenicero), forman parte del patrimonio enoturístico de la villa aunque ya no se encuentren físicamente en la localidad.

Lugares de interés y alrededores cerca de Ollauri

Briones

Haro

Enoturismo en los pueblos de Rioja Alta

Los pueblos de Rioja Alta son uno de los mejores lugares en los que disfrutar del vino, las bodegas y la cultura de Rioja.

San Asensio

Briñas

Sajazarra

Cenicero

San Vicente de la Sonsierra

Haro

San Asensio, Rioja Alta

San Asensio

San Asensio es un pueblo de Rioja Alta, sede del Centro Sensorial del Vino. La unión entre San Asensio y el mundo del vino se puede disfrutar en las numerosas bodegas de los siglos XVI, XVII y XVIII que se conservan en el casco antiguo de este pueblo vinculado, en el siglo XXI, con la viticultura, el enoturismo y la elaboración de vinos de Rioja de elevada calidad.

Esta localidad es conocida como ‘Cuna del Clarete’ en honor al vino clarete, un tipo de vino elaborado con la mezcla de uvas tintas (estrujadas) y de mostos de uva blanca (típico del valle del río Najerilla) que encuentra su mayor expresión en la conocida como Batalla del Clarete.

¿Cómo llegar a San Asensio?

El municipio de San Asensio es fácilmente accesible a través de la carretera N-232, la vía principal que vertebra La Rioja a lo largo del río Ebro. No cuenta con salida directa de la AP-68, pero se encuentra a pocos kilómetros de las salidas 9 (Haro) y 10 (Cenicero) de la autopista vasco-aragonesa (Bilbao – Logroño – Zaragoza).

Igualmente, su escasa distancia a Logroño (30 kilómetros) y Haro (15 kilómetros) hace que el viajero que llega a Rioja buscando una experiencia relacionada con el enoturismo no tenga problema para viajar a este pueblo de Rioja Alta en autobús o tren.

Las estaciones de estas dos ciudades cuentan con conexión directa con las principales ciudades del país (Madrid, Barcelona, Valencia…) y, también, con líneas regulares de autobús con la línea VLR-113 de Autobúses Jiménez.

¿Qué ver en San Asensio?

El desarrollo de San Asensio está ligado al del antiguo pueblo de Davalillo, del que sólo quedan la reminiscencia de su castillo y murallas en un cerro junto al río Ebro y desde el que se pueden disfrutar algunas de las mejores imágenes de los viñedos de Rioja Alta y Alavesa. Además, en el patrimonio de San Asensio destacan -también- la iglesia de la Ascensión, el monasterio de Santa María de la Estrella, el racimo en honor al vino (una escultura de acero diseñada por el escultor Agustín Ibarrola) así como las casas solariegas y blasonadas que salpican su casco antiguo.​

Castillo de Davalillo

El castillo de Davalillo es una de las fortalezas militares más visibles de todo el curso alto del río Ebro. Enclavado en un cerro sobre uno de los meandros del río Ebro, su construcción se llevó a cabo entre los siglos XII y XIII, como parte del sistema de castillos defensivo del reino de Castilla en la margen sur del Ebro.

La fortaleza, que permite divisar el curso del Ebro y gran parte de la Sonsierra riojana y de Rioja Alavesa, formaba parte -junto con los castillos de Briones y Haro- de la línea defensiva que Castilla había establecido ante las incursiones y baluartes de Navarra en San Vicente de la Sonsierra y Laguardia.

De estilo románico, destaca por la torre del homenaje (orientada hacia el Ebro) así como por su construcción con cubos defensivos en sus esquinas, que también protegen la entrada principal al recinto.

Ermita de Davalillo

La ermita de Santa María de Davalillo, pese a encontarse a escasos metros de las ruinas del castillo del mismo nombre, no tiene nada que ver con el entorno en el que se ubica. Su construcción es trescientos años más reciente que la del conjunto que forman el castillo, las murallas y la necrópolis medieval de Davalillo. La obra principal es de estilo barroco (año 1700 – siglo XVI) mientras que las imágenes y pinturas de su interior datan de los siglos XVII y XVIII.

Iglesia de la Ascensión de San Asensio

La iglesia de La Ascensión es el edificio más notable de San Asensio. De estilo gótico, su construcción comenzó en el siglo XV con la reutilización de materiales románicos de una edificación anterior. En la segunda mitad del siglo XVI quedó casi edificada la torre, mientras que en los siguientes doscientos años (siglos XVII y XVIII) se acometió la decoración del interior con pinturas y esculturas.

Un incendio durante la segunda República (1934) destruyó el retablo mayor del templo, original del siglo XVI. En 1943 se instaló un nuevo retablo de estilo neoclásico del siglo XIX procedente del Seminario Viejo de Logroño. No debe confundirse con la ermita de la Asunción en San Asensio de los Cantos, aldea de Ojacastro (La Rioja).

Ermita de Davalillo

Iglesia de la Ascensión

Batalla del Clarete

La primera Batalla del Clarete tuvo lugar en 1973 cuando varios vecinos de San Asensio, por casualidad, comenzaron a tirarse vino clarete entre ellos. Hoy en día es un tradicional evento festivo del verano riojano en el que se ‘disparan’ entre 30.000 y 40.000 litros de vino de Rioja a las más 5.000 personas que se dan cita en la localidad.

Esta curiosa batalla con vino clarete tiene lugar en el barrio de las bodegas de San Asensio el domingo más próximo al día de Santiago (25 de julio)

Pese a que pueda parecerse, esta batalla nada tiene que ver con la Batalla del Vino de Haro (original del siglo XIX) que tiene lugar en los Riscos de Bilibio cada 29 de junio.

Racimo en honor al Vino

Monasterio de La Estrella

Racimo en honor al Vino de Ibarrola

El racimo en honor al Vino es una escultura de acero de más de cuatro metros de altura que rinde homenaje a al producto más preciado del Rioja, el vino. La obra, de Agustín Ibarrola, cuenta con un peso total de dos toneladas.

Monasterio de Santa María de la Estrella de San Asensio

El Santuario de Santa María de la Estrella es un monasterio medieval del siglo XV, reconstruido en el siglo XX, situado a las afueras de San Asensio.

Aunque las primeras referencias históricas al sitio son del siglo XI con la aparición de una imagen de la virgen junto a una encina -lo que dio origen a la ermita de Aritzeta (aritzeta = encima en euskera)- no fue hasta el siglo XV cuando el templo se transformó en monasterio por medio de una bula pontificia, ya bajo la denominación de ‘La Estrella’, en referencia a una estrella grabada en la encina en la que se encontró la talla de la virgen.

En la actualidad, la imagen original de la virgen de La Estrella se encuentra en la iglesia de la Asunción de Briones mientras que la sillería del Coro forma parte de la iglesia de San Esteban de Ábalos. Antes de su declive a lo largo del siglo XVII, el monasterio de La Estrella recibió la visita de personajes ilustres como los Reyes Católicos, el rey Felipe II o la residencia del pintor logroñés Juan Fernández de Navarrete, alias ‘el Mudo’.

Centro Sensorial del Vino de San Asensio

El Centro Sensorial del Vino está ubicado en el barrio de las bodegas de de San Asensio. Cuenta con un calado (antigua cueva donde se conservaba el vino de manera natural) excavado en la roca, siendo una excepcional manera de acercarse y disfrutar de la tradición del vino de Rioja.

Bodegas de Rioja en San Asensio

Hoteles en San Asensio

La oferta de alojamientos en el entorno de San Asensio permite disfrutar del turismo del vino y de la forma de vivir entre los viñedos de La Rioja. San Asensio oferta desde modernos hoteles hasta casas rurales y alojamientos en edificios barrocos del siglo XVIII. Destacan los hoteles La Capellanía o el Mirador de la Chana.

Restaurantes en San Asensio

La amplia oferta de turismo vinícola de San Asensio facilita la existencia de magnífgicos restaurantes y establecimientos en los que disfrutar de la gastronomía riojana mientras se disfruta del enoturismo en su máxima expresión. Entre los principales restaurantes destacan el Bodegón el Botero, La Bodega o el restaurante Casa Marisa donde se puede disfrutar de alguno de los manjares más típicos de la comida tradicional de La Rioja como los boletus de temporada o un plato de pochas con chorizo.

No obstante, su proximidad a otras localidades como Briones, Haro, San Vicente de la Sonsierra o Nájera, facilita la búsqueda de un lugar especial donde disfrutar de una velada entre viñedos.

Lugares de interés y alrededores cerca de San Asensio

Briones

San Vicente de la Sonsierra

Haro

Enoturismo en los pueblos de Rioja Alta

Los pueblos de Rioja Alta son uno de los mejores lugares en los que disfrutar del vino, las bodegas y la cultura de Rioja.

San Vicente de la Sonsierra

Briones

Haro

Briñas

Cenicero

Sajazarra

San Vicente de la Sonsierra

San Vicente de la Sonsierra es una de las dos localidades, junto con Ábalos, que conforman la Sonsierra riojana. Enclavada en la margen norte del río Ebro, San Vicente de la Sonsierra destaca por el conjunto histórico-artístico del castillo, la iglesia de Santa María la Mayor y la ermita de la Vera Cruz, construido entre los siglos XII y XVI, durante el período de la localidad como enclave fronterizo del reino de Navarra y su posterior incorporación a la corona de Castilla.

¿Cómo llegar a San Vicente de la Sonsierra?

La única manera de llegar a San Vicente de la Sonsierra es por carretera, a través de la N-232a– carretera que vertebra, a su vez, Rioja Alavesaen dirección Haro o Logroño o desde la LR-210 si se accede cruzando el Ebro desde Briones. De igual forma, San Vicente de la Sonsierra tiene líneas de autobús que conectan, a diario, este pueblo de Rioja Alta con otras ciudades de La Rioja (Haro y Logroño) así como con las vecinas Vitoria o Bilbao. No cuenta con estación de tren, servicio que sí prestan las vecinas localidades de Briones y Haro, ésta última, con servicios diarios a Madrid, Barcelona, Zaragoza, Bilbao o Santander.

¿Qué ver en San Vicente de la Sonsierra?

Pese a destacar por el recinto amurallado del castillo, la iglesia de Santa María la Mayor y la ermita de la Vera Cruz los alrededores de San Vicente de la Sonsierra también presentan un rico patrimonio arquitectónico salpicado de chozos (guardaviñas) rodeados de viñedos, dos aldeas (Peciña y Rivas de Tereso) así como la ermita de Santa María de la Piscina y las ruinas de la ermita de Orzales, arrasada por el ejército napoleónico durante la Guerra de Independencia.

Castillo de San Vicente de la Sonsierra (Rioja Alta)

Castillo de San Vicente de la Sonsierra

El castillo de San Vicente de la Sonsierra fue la mayor fortaleza del reino de Navarra en la frontera del Ebro con Castilla. Erigida durante el siglo XII sobre un cerro de 528 metros junto al río Ebro, el castillo de San Vicente formaba parte de la línea defensiva que también integraba la villa amurallada de Laguardia, actualmente capital de la subzona de Rioja Alavesa, y principal plaza de la ‘Sonsierra de Navarra’ durante la Edad Media.

Realizado en sillería de piedra arenisca, la fortaleza presenta una planta semicircular que se ajusta a las características del cerro sobre el que se asienta.

Cuenta con tres líneas de murallas que integran recintos diferenciados; el albacar, el cortijo y el propio castillo, en lo más alto. Se encuentra situado frente a los castillos castellanos de Briones (en ruinas y del que apenas quedan restos) y Davalillo (perteneciente al municipio de San Asensio).

Iglesia de Santa María la Mayor

Integrada en el recinto interior de la muralla, junto al castillo, se encuentra la iglesia de Santa María la Mayor. Con la conquista del reino de Navarra por parte de Castilla (1512) la fortaleza de San Vicente de la Sonsierra perdió su carácter defensivo, por lo que el patio de armas fue reinventado como solar para la construcción de la iglesia, de estilo gótico tardío, en la que también pueden encontrarse piezas de corte renacentista (el retablo mayor, con reminiscencias platerescas) y barroco, el pórtico.

Esta iglesia, construida ya bajo dominio el dominio de la corona de Castilla, cuenta –no obstante- con un pequeño escudo de la localidad sobre la puerta principal. El escudo de San Vicente de la Sonsierra muestra un puente sobre un río en su parte inferior, un castillo a la izquierda (en representación de Castilla), las cadenas de Navarra a la derecha, y un brazo que sujeta una espada del lado navarro (muy común en los escudos de Rioja Alavesa) que separa los escudos de ambos reinos.

La población de la época, pese a la conquista castellana, continuaba sintiéndose navarra, razón por la que las bodas se oficiaban en el pórtico bajo el escudo de Navarra, y no en el interior del templo.

Iglesia de Santa María la Mayor de San Vicente de la Sonsierra (Rioja Alta)

Iglesia de Santa María la Mayor

Ermita de la Vera Cruz de San Vicente de la Sonsierra (Rioja Alta)

Ermita de la Vera Cruz

Ermita de la Vera Cruz

La ermita de la Vera Cruz (o de San Juan De Arriba y de San Juan de la Cerca) es el templo más antiguo de los dos que integran, junto el castillo, el recinto amurallado de San Vicente de la Sonsierra. De estilo protogótico (románico de transición) no está claro si fue construida en el siglo XIII o a principios del XVI, pero fue la iglesia parroquial de la villa hasta la construcción de Santa María la Mayor.

Es sede de la Cofradía de Santa Vera-Cruz de los Disciplinantes, responsable de la organización de ‘los Picaos‘, una penitencia de autoflagelación pública que tiene lugar en Semana Santa.

Puente medieval de San Vicente de la Sonsierra (Rioja Alta)

Puente medieval de San Vicente de la Sonsierra

El puente medieval era uno de los pocos pasos del río Ebro, además de hacer las veces de frontera entre los reinos de Navarra y Castilla. Su presencia se remonta al siglo XII (año 1172), aunque tras sucesivos derrumbes y reconstrucciones, es probable que los restos más antiguos sean del siglo XIII. Aunque fue concebido como un puente de trece arcos apuntados y dos torres defensivas, actualmente está formado por nueve arcos: los tres primeros, que son los más antiguos, son apuntados, los tres siguientes de medio punto, el séptimo elíptico, el octavo carpanel y el noveno de medio punto.

Ermita de Santa María de la Piscina (Peciña, San Vicente de la Sonsierra, (Rioja Alta)

Ermita de Santa María de la Piscina

La ermita de Santa María de la Piscina es el edificio mejor conservado de estilo románico de La Rioja. Apartada de cualquier núcleo urbano actual (pertenece a la aldea de Peciña, pero no está dentro del conjunto de casas de la localidad) y construida en el siglo XII por orden del infante Ramiro Sánchez de Navarra, hijo de Sancho Garcés IV, como lugar de veneración -según la leyenda- de una imagen de la virgen tallada por el apóstol San Lucas y un pedazo de la Santa Cruz traídas por el propio infante en su regreso de la Primera Cruzada.

El nombre de ‘la Piscina’ procede, precisamente, de la participación del infante navarro en la conquista de Tierra Santa, pues atacó la ciudad de Jerusalén por la piscina probática (piscina de Bethesda) del templo de Salomón.

Bodegas de Rioja en San Vicente de la Sonsierra

Murales de San Vicente de la Sonsierra (Rioja Alta)

Murales del vino y la Sonsierra

Recientemente, el viajero que se adentra en las calles de San Vicente de la Sonsierra puede disfrutar de un conjunto de murales dedicados al vino y a los principales atractivos turísticos de la localidad. Realizados sobre paredes que han quedado huérfanas de otros edificios que las oculten, las calles de este pueblo de Rioja Alta, muestran imágenes de la ermita de Santa María de la Piscina, de la procesión de los Picaos de Semana Santa o del Chozo de Larra, guardaviñas situado entre San Vicente y Ábalos.

Lugares de interés y alrededores cerca de San Vicente de la Sonsierra

Enoturismo en los pueblos de Rioja Alta

Los pueblos de Rioja Alta son uno de los mejores lugares en los que disfrutar del vino, las bodegas y la cultura de Rioja.

Bodegas Valgrande

Bodegas Moraza

Bodegas Castillo de Mendoza

Bodegas RODA

¿Qué son los chozos o guardaviñas?

¿Por qué es tan especial el reloj carrillón de Laguardia?

Cenicero

Cenicero es un pueblo de Rioja Alta dedicado a la producción de vinos, a 20 kilómetros de  Logroño. Entre sus preciadas bodegas cuenta con firmas de prestigio como: Bodegas Riojanas, Berberana o Marqués de Cáceres, destacadas marcas de Rioja.

¿Cómo llegar a Cenicero?

Cenicero es una de los municipios de Rioja más a los que es más sencillo llegar por carretera, tanto desde la N-232 como a través de la autopista AP-68, cuya salida 10 deja al viajero a medio camino de las dos entradas con las que cuenta la localidad desde la N-232, principal vía de comunicaciones de La Rioja. Cenicero cuenta con línea directa de autobús (VLR-113) y de autobús metropolitano (línea M1) que le conectan con Logroño.

Pese a tener estación de tren, ningún ferrocarril efectúa parada en esta localidad; no obstante, su cercanía a Logroño (a 15 minutos de distancia) permite utilizar las conexiones de la capital riojana con las principales ciudades del país (Madrid, Barcelona, Bilbao, Zaragoza, Valencia…) así como el aeropuerto de Logroño-Agoncillo.

¿Qué ver en Cenicero?

Cenicero cuenta con una rica historia unida a su situación como punto de paso sobre el río Ebro. Entre los principales recursos turísticos de Cenicero se encuentra la iglesia de San Martín, la ermita de la Virgen del Valle, la estatua de la Libertad de Cenicero, una pieza única del siglo XIX, y sus numerosas bodegas, entre las que destacan las Bodegas Riojanas -enclavadas en pleno centro de la ciudad- Berberana o Marqués de Cáceres.

Iglesia de San Martín de Cenicero (Rioja Alta)

Iglesia de San Martín de Cenicero

La iglesia de San Martín es el principal edificio de Cenicero. Aunque la primera edificación era gótica del siglo XVI, ésta fue destruida en el siglo XIX durante las guerras carlistas.

A mediados del siglo XIX se produjo la reconstrucción de la iglesia, que adoptó los retablos del convento de San Francisco de Nájera después de perder los originales durante un incendio.

Destaca por su retablo mayor, construido totalmente en hormigón. Se encuentra junto al monumento a la Vendimia que da entrada a la Plaza de España de Cenicero.

Ermita de la Virgen del Valle de Cenicero

La ermita de la Virgen del Valle es un bello edificio barroco del siglo XVIII que custodia una talla medieval (del siglo XIII) de la Virgen del Valle, patrona de esta ciudad. Construida sobre un templo anterior (del siglo XVI) del que se conserva el presbiterio, la ermita destaca por los relieves de la puerta de entrada así como por la espadaña sobre la que se asienta el campanario.

Estatua de la Libertad de Cenicero (Rioja Alta)

Estatua de la Libertad de Cenicero

La estatua de la Libertad es la escultura más singular de Cenicero y una de las más curiosas de toda La Rioja. Fue colocada, por primera vez, en 1897 como en memoria de los héroes de la localidad, permaneciendo en la plaza del Doctor San Martín hasta 1936, cuando fue retirada. Con el fin de la Dictadura, la estatua fue repuesta en 1976 en la misma plaza que había ocupado. Actualmente se exhibe una réplica en bronce. La estatua original (de hierro) se conserva en el vestíbulo de la Casa de Cultura o Casa de Las Monjas de Cenicero.

Bodegas de Rioja en Cenicero

Restaurantes en Cenicero

Cenicero presenta una amplia gama de restaurantes y mesones tradicionales en los que disfrutar de la gastronomía riojana. Además su privilegiada situación, muy próxima a otros pueblos de la DOCa Rioja como Elciego, Laguardia,  Briones o el propio Logroño facilita que el viajero pueda comer en otra localidad antes o después de disfrutar del ennoturismo cenicerense.

Hoteles y alojamientos en Cenicero

Cenicero y alrededores cuentan con una variada oferta en cuanto a alojamientos. Entre ellos destaca el hostal La Uva, en pleno centro de la ciudad, que permite disfrutar de cerca de los encantos de Rioja en estancias con vistas al río Ebro y a la sierra de Cantabria.

Lugares de interés y alrededores cerca de Cenicero

Elciego

Laguardia

Logroño

Enoturismo en los pueblos de Rioja Alta

Los pueblos de Rioja Alta son uno de los mejores lugares en los que disfrutar del vino, las bodegas y la cultura de Rioja.

Briñas

Briones

Haro

Sajazarra

Haro

Haro es una de las poblaciones más ligadas a la cultura y el vino de Rioja. Asentada en el extremo noroccidental de La Rioja, la capital de la Rioja Alta y del vino de Rioja destaca por acoger la mayor concentración de bodegas centenarias del mundo y por elaborar algunos de los vinos más prestigiosos a nivel internacional.

¿Cómo llegar a Haro?

Haro es una de los rincones más accesibles para el viajero que llega hasta La Rioja buscando disfrutar de una auténtica experiencia ligada al enoturismo. Conocida como cuna y capital del vino de Rioja, Haro cuenta con conexiones directas con las principales ciudades de España (Madrid, Barcelona, Zaragoza, Bilbao…) desde sus estaciones de tren y autobuses.

De igual forma, el turista que decide visitar Rioja con su propio vehículo también puede acceder directamente a Haro a través de la autopista AP-68 (salida 9) así como desde las carreteras N-232 y N-124, que conectan la ciudad con Vitoria y Logroño, ambas a 45 kilómetros de distancia.

Haro también se encuentra muy próximo al nudo ferroviario de Miranda de Ebro (a 15km) donde se cruzan las líneas donde Madrid-Irún y Castejón-Bilbao, por lo que resulta muy útil tener en cuenta esta estación a la hora de realizar un viaje hasta Rioja Alta. De igual forma, Haro cuenta con líneas de autobús diarias con: Logroño (Autobuses Jiménez VLR 113 y Álava Bus, línea 10); Vitoria-Gasteiz (Álava Bus, línea 9); Bilbao (CuadraBus); y Madrid (PLM Autocares); y uno semanal -los domingos- con Santander, operado por ALSA.

¿Qué ver en Haro?

La ciudad de Haro es una de las principales localidades de La Rioja y capital de la subzona de Rioja Alta. Además de contar con un extenso legado cultural ligado a la vitivinicultura, las calles de Haro encierran un rico patrimonio histórico-artístico muy ligado a su posición estratégica como primer enclave tras el angosto paso del río Ebro por las Conchas de Haro.

Enclavado sobre una atalaya sobre la que controlar el Ebro, Haro cuenta con varias construcciones de interés entre las que destacan la iglesia de Santo Tomás Apóstol de Haro y su torre barroca (la primera de este estilo en La Rioja y modelo para las de Briones, Santo Domingo de la Calzada o la propia Concatedral de la Redonda de Logroño); la basílica de la Virgen de la Vega; el ayuntamiento, obra del arquitecto Ventura Rodríguez; los palacios de Bendaña, de los Condes de Haro, de Tejada o de las Bezaras, así como el conjunto formado por las murallas, el torreón y las puertas de San Bernardo y de Santa Bárbara, los dos únicos que se conservan del recinto fortificado de Haro.

Haro, ciudad del Vino de Rioja

De igual forma, Haro ofrece un amplio capítulo de elementos turísticos para el viajero que llega a la ciudad atraído por el enoturismo. Además de un sinfín de murales y esculturas en honor a la cultura del vino de Rioja, Haro es la sede -desde 1892- de una de las pocas estaciones enológicas de España y cuenta con numerosas bodegas que visitar y en las que poder realizar catas de algunos de los caldos más selectos.

Palacio de los Condes de Haro de Haro (Rioja Alta)

Palacio de los Condes de Haro

Palacio de las Bezaras de Haro (Rioja Alta)

Palacio de las Bezaras

Murales del Vino de Haro (Rioja Alta)

Murales del Vino en Haro

Los murales del Vino de Haro son una serie de pinturas, realizadas sobre las paredes más visibles de algunos edificios de la ciudad, enmarcadas dentro de un plan que busca poner en valor la historia y el desarrollo del vino y las bodegas de Haro con el de la propia ciudad durante los siglos XIX y XX.

‘Haro, patrimonio de vino’ impulsó la creación de murales relacionados con la cultura del vino de Rioja en diferentes paredes de la ciudad.

Algunos de los murales más interesantes se encuentran en la avenida de los ingenieros del MOPU y calles de Santa Lucía, Martínez Lacuesta y Virgen de la Vega, muy próximas al casco antiguo.

Iglesia de Santo Tomás de Haro (Rioja Alta)

Iglesia de Santo Tomás Apóstol

Basílica de la Virgen de la Vega de Haro (Rioja Alta)

Basílica de la Virgen de la Vega

Iglesia de Santo Tomás Apóstol de Haro

La iglesia de Santo Tomás Apóstol de Haro es el principal templo de culto de la ciudad. Construido en una de las partes más elevadas de la ciudad, se cree que en su edificación fueron empleadas piedras del antiguo (destruido) castillo de la Mota, que coronaba la ciudad en lo alto de la Atalaya, muy cerca de donde hoy se erige la iglesia.

El templo tuvo que reconstruirse en múltiples ocasiones por diversas causas (estado de ruina e incendios) lo que ha provocado que, en su conjunto, la iglesia mezcle los estilos gótico -bajo el que comenzó a construirse- plateresco -presente en la portada- renacentista y barroco, fácilmente identificable en la torre de 68 metros, divisable desde cualquier punto de la ciudad.

De hecho, la torre de la iglesia de Santo Tomás (1725) fue tomada como ejemplo para la construcción de otras torres barrocas de La Rioja como las de la concatedral de Santa María de la Redonda de Logroño (1742); la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción de Briones (1750); y la catedral de Santo Domingo de la Calzada (1765).

Basílica de la Virgen de la Vega de Haro

Antes de la construcción de la actual basílica en el siglo XVIII, se conoce la existencia de una ermita que custodiaba una imagen gótica de la Virgen de la Vega (del siglo XIV), patrona de la ciudad. El templo, barroco, se ubica al final de los jardines de la Vega y junto al término conocido como Panteón de los Liberales.

Destaca por los impresionantes frescos que adornan la cúpula del crucero y el transepto, junto al retablo mayor. En sus inicios la basílica contaba con una pequeña torre que fue derribada durante una de las remodelaciones para ser sustituida por la actual espadaña sobre la entrada principal.

Palacios del casco histórico de Haro

El centro histórico y el ensanche de Haro está salpicado de palacios y casonas solariegas que detallan el pasado noble de la ciudad. Dentro del antiguo recinto amurallado -que se corresponde con las laderas y cima del cerro de La Mota, desde la plaza de la Paz hasta la zona de la Atalaya- se encuentra el palacio de los Condes de Haro (siglos XVI/XVII) un claro ejemplo de la transición entre los estilos renacentista y barroco ubicado junto a la iglesia de Santo Tomás y la escalinata de acceso a la cima del cerro de la Mota.

En la plaza de la Paz, junto al ayuntamiento se encuentra el palacio de Bendaña, unas de las construcciones más notables de la ciudad, restaurada hace pocos años. Este edificio, que hace las veces de entrada a la zona de bares de La Herradura, destaca por la galería mudéjar del siglo XV que corona la tercera planta y por los tres blasones que protegen las dos entradas principales: una en la plaza de la Paz (que da acceso a la oficina de Turismo local) y, otra, en la calle de San Martín.

En la zona del ensanche, en las proximidades de la plaza de la Paz, encontramos los palacios de los Salazar, de Tejada y de las Bezaras. El palacio de los Salazar, del siglo XVIII, mezcla los estilos plateresco y herreriano. Destaca por tener dos entradas, una principal en la cara norte y, otra, en la cara sur, fácilmente identificable por la balconada porticada de la última planta. Se encuentra próxima a la Casa Pisón, uno de los edificios civiles más importantes de Haro.

En la calle Lucrecia Arana, en el cruce con la calle Prim se encuentra el palacio de Tejada, una impresionante construcción que muestra la transición entre los estilos barroco, neoclásico y rococó. Por último, en la calle de la Virgen de la Vega, se ubica el palacio barroco de las Bezaras, uno de los palacios más grandes de la ciudad.

La Herradura de Haro (Rioja Alta)

Zona de bares de La Herradura

Ayuntamiento de Haro

El ayuntamiento de Haro es un edificio neoclásico del siglo XVIII (como firma el frontón: REINANDO CARLOS III / AÑO DE MDCCLXIX) realizada por el arquitecto Ventura Rodríguez. Situado en uno de los extremos de la plaza de la Paz, la casa consistorial hace de nexo de unión entre el casco antiguo y el ensanche de la ciudad hacia las calles de la Virgen de la Vega y la Ventilla.

Destaca por los cuatro arcos que inician los irregulares soportales que salpican la mitad de la plaza, la amplia balconada así como por el reloj, del siglo XIX.

En la actualidad, tras una remodelación, el ayuntamiento forma parte de un conjunto más amplio que abarca desde la plaza de la Paz hasta la Casa Pisón, a lo largo de la calle Sánchez del Río, la travesía adoquinada que da acceso al único arco habilitado para el tráfico de vehículos.

Torreón de Haro (Rioja Alta)

Torreón de Haro

Murallas de Haro (Rioja Alta)

Murallas de El Palomar

Murallas medievales: torreón y arcos

La posición estratégica de Haro como punto fronterizo entre los reinos de Navarra y Castilla y primer enclave en el valle del Ebro tras el angosto paso de los Riscos de Bilibio propició su auge durante la Edad Media, periodo en el que la ciudad fue navarra, castellana e, incluso, aragonesa durante breve tiempo. Su relevancia obligó a amurallar el recinto comprendido alrededor del cerro de La Mota (hoy la Atalaya de Haro) donde se encontraba el grueso de la villa.

Sin embargo, tras las dos destrucciones del castillo (en 1160 y 1288, del que ya no quedan restos salvo un mirador en la zona de la Atalaya) y la desaparición de gran parte de las murallas durante los siglos XVII y XVIII, el patrimonio del recinto amurallado de Haro se concentra en torno a los restos de las murallas de la zona de El Palomar -donde se llegaron a celebrar las cortes de Villabona en el siglo XIII-; el torreón, una impresionante obra medieval al final de la calle Navarra que, hoy en día, acoge la sección de Arte Contemporáneo del Museo de La Rioja; y los arcos de San Bernardo (anexo al torreón) y de Santa Bárbara (en la plaza de Garrás), únicas puertas de acceso que se conservan.

Batalla del Vino de Haro (Rioja Alta)

Batalla del Vino de Haro

La Batalla del Vino de Haro es una fiesta de interés turístico nacional, que se celebra en la mañana del 29 de junio (festividad de San Pedro) en los Riscos de Bilibio, a seis kilómetros de Haro.

La tradición obliga a vestir con pantalón y camisa blanca, faja roja y pañuelo de fiestas rojo, que se teñirán de morado tras el primer disparo.

Durante más de dos horas, los participantes disfrutan de una de las fiestas más populares ligadas al vino de Rioja tirándose los caldos de la tierra antes de proceder al tradicional almuerzo. Al terminar, los batalladores regresan a Haro para celebrar las Vueltas a la plaza de la Paz en un recorrido que comienza en la calle Navarra.

Ermita de San Felices, mejor rincón de España

La relación de Haro su patrón, San Felices, se remonta a los primeros testimonios sobre la ciudad, no fue hasta principios del siglo XVIII cuando se decidió la construcción de una ermita en lo alto de los Riscos de Bilibio, lugar de retiro y entierro del anacoreta (que vivió entre los siglos IV y V). La ermita de San Felices de Bilibio, se encuentra junto a los restos del antiguo castillo de Bilibio (castrum bilibium), una antigua fortificación romana desde la que controlar el paso del río Ebro a través de las Conchas de Haro.

Pese a que el paraje siempre ha destacado por su singular belleza y por la espectacularidad de sus vistas (el balcón anexo a la ermita -donde se encuentra una gran estatua del santo en dirección a Haro- permite divisar los paisajes del viñedo de Rioja Alta y Alavesa) no fue hasta 2014 cuando tomó relevancia gracias al concurso El Mejor Rincón de la Guía Repsol, del cual se proclamó ganador por votación popular a nivel nacional.

Llegar hasta la ermita de San Felices es muy sencillo: desde Haro, y a través de la carretera LR-306, apenas se tardan diez minutos en recorrer los seis kilómetros que separan la ciudad del entorno de los Riscos de Bilibio, lugar donde también se celebra la Batalla del Vino el 29 de junio.

Estación Enológica de Haro (Rioja Alta)

Estación Enológica de Haro

La Estación Enológica de Haro es una de las pocas instutuciones de este tipo en España. Fundada en el siglo XIX (1892) por decisión de la Dirección General de Agricultura, Industria y Comercio del Gobierno de España, la designación de Haro como sede de la Estación Enológica proyectada para La Rioja (entonces, provincia de Logroño) puso en valor la relevancia de la ciudad en torno a la cultura del vino de Rioja en una época en la que también surgieron algunas de las firmas y bodegas más destacadas.

Actualmente, la Estación Enológica de Haro efectúa los controles de calidad -establecidos por el Consejo Regulador de la DOC Rioja- para la calificación de los vinos así como los análisis de control de maduración de la uva.

Barrio de La Estación de Haro (Rioja Alta)

Bodegas del barrio de la Estación

El barrio de la Estación, o barrio de las bodegas de Haro, es la zona donde se concentran la mayor parte de las bodegas de renombre de la ciudad. Ubicado en la margen izquierda del río Tirón, el barrio de las bodegas surge en el siglo XIX como respuesta a la pujante industria vitivinícola que estaba surgiendo en la ciudad tras la plaga de filoxera que afectó a los viñedos de Burdeos en 1868.

En el barrio de la Estación se encuentran algunas de las bodegas más importantes de la denominación: CVNE, Muga, Roda, López de Heredia, Bilbaínas, Gómez Cruzado o La Rioja Alta.

El conjunto formado por las bodegas del barrio de la Estación mantiene, aún, parte de la magia del siglo XIX que le vio nacer con robustos muros de piedra y decoraciones modernistas. En él se realizan diversas actividades como visitas, exposiciones, degustaciones o, incluso, catas; una de las más importantes es La Cata del Barrio de la Estación, un evento en el que se maridan los mejores vinos de las bodegas de Haro con la gastronomía de primer nivel.

Bodegas Bilbaínas | Haro (Rioja Alta)

Bodegas Rioja Santiago | Haro (Rioja Alta)

Bodegas R. López de Heredia | Haro (Rioja Alta)

Bodegas CVNE | Haro (Rioja Alta)

Bodegas Gómez Cruzado | Haro (Rioja Alta)

Bodegas La Rioja Alta | Haro (Rioja Alta)

Bodegas MUGA | Haro (Rioja Alta)

Bodegas RODA | Haro (Rioja Alta)

Hoteles en Haro

Dónde hospedarse no tiene por qué ser un problema al llegar a Haro. La ciudad cuenta con una amplia red de alojamientos que permite disfrutar del enoturismo y la cultura del vino de Rioja desde un hotel, un apartamento o una casa rural rodeada de viñedos. Entre los mejores alojamientos donde dormir y hospedarse en Haro están: los hoteles Los Agustinos, Ciudad de Haro, Luz o ETH Rioja y los apartamentos Señorío de Haro y Beethoven Haro.

Restaurantes en Haro

Haro es un lugar desde el que experimentar el sabor de la gastronomía más selecta de La Rioja en alguno de los bares y restaurantes que salpican el casco antiguo de la ciudad. En la zona de La Herradura, el turista puede probar los vinos de la tierra acompañado de una amplia carta de pinchos con los que realizar el maridaje perfecto.

Por contra, si lo que se prefiere es buscar un lugar donde comer en Haro, los restaurantes y asadores de la ciudad proveen al visitante de los mejores productos de temporada y los platos más típicos de la gastronomía local, entre los que destacan las carnes al sarmiento, el cordero asado, así como las patatas y el bacalao a la riojana, dos de los clásicos de la cocina regional.

Lugares de interés y alrededores cerca de Haro

Briones

Labastida

Enoturismo en los pueblos de Rioja Alta

Los pueblos de Rioja Alta son uno de los mejores lugares en los que disfrutar del vino, las bodegas y la cultura de Rioja.

Briñas

Sajazarra

Briones